Páginas vistas en total

domingo, 9 de octubre de 2016

DANZA QUE MASCULLA MI NOMBRE

Silencio embotado en el hombre que regresa del Clínico por el barrio de la Rondilla y se mete en los bares de viejos a tomarse la última, silencio embotado de un día frío de noviembre en el que no hay nadie. Una noche de soledad por bares vacíos y calles siniestras y una música agarrada al paladar y los pies fríos. Sin mirar las aceras negras el hombre regresa de algún lugar en el que nunca ha estado y el sentimiento es nuevo y luego quiere perderse, ir más allá e ir más atrás. Pasa el hombre cerca del instituto donde estudió de joven y le asaltan los recuerdos, allá está el bar donde entregaba a sus amigas fotos que no eran en color. Y ahora respirar profundamente todo este aire de nieve bueno para el recuerdo, bueno para la nonstalgia o dolor de nosotros mismos. Las huellas y las pisadas ya no son las mismas y el viejo caballo de su mente inicia una diáspora y un periplo mental. Lejos y oscuro queda el mar, queda el mar lejos y oscuro con olas negras, con olas negras que parecen querer tragarlo todo.
Ahora se siente renacido pero le habla el silencio.
Los bares de Colón sobre los que escribir un día, la cervecería perfumada y repleta de luz que no le gustaba, la claridad le hacía daño y él quería perderse en los oscuro y asomarse a lo silencioso. Sus palabras empezaban a trabajar, sus palabras empezaban a trabajar por él y eran un mundo pero un mundo que no era de éste.
Los camiones de la basura escuchados desde un cuarto de baño, muy tarde ya. La luna con formas insolentes y plañideras cada vez más rotunda.
Ahora se acuerda del tibio adolescente que fue, el que bebía cerveza negra entre los jardines, el que quería escapara a otro mundo y a otra realidad. Ahora recuerda al muchacho que realizó ese viaje y que ahora es un viejo perdido.
Tiempo ha pasado ya.
El tiempo pasa para todo el mundo.
Y ahora quiere ser otro pero ya no hay manera.
Las aceras negras cómo crines y las botas de tela.
La gente que está dentro de los coches y que es llevada y que es traída...¿A dónde van todos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario