Páginas vistas en total

jueves, 29 de septiembre de 2016

LA CACERÍA ENFERMA

LA CACERÍA ENFERMA

Porque la vida acaba continuamente
ya no es de nadie.
Nadie duerme al principio
de los días claros de ayuno y deber.
Ya es de noche
y la criatura que eres indaga
y ya no hace nada
por la matriz del brillar.
Ya no hace nada.
Ya precipita
un águila dorada
calor de la otra vez.
Águila, águila, águila
para la cetrería
ya no es de nadie, 
ya no hace nada.

lunes, 26 de septiembre de 2016

EN TODAS LAS ÉPOCAS

EN TODAS LAS ÉPOCAS

Aparece por siempre y guarda,
suya es la voz,
esquema de brazos,
el círculo en el que hablan los abismos,
artefacto de moda,
procuración, 
en el aire se disipa una burla, 
en la labor fantástica
de aquellos hechos que acabaron mal...
¡Y a qué estamos esperando!
La suciedad en su demolición
contra la vida se hace nada
para ocuparse de todo,
incluso más allá de los recuerdos.
¡No busques más entre tus nervios!
Placida verdad coloreada
o cuento para niñas,
polvora fusible de lo ilógico
que dibuja el placer cómo novela negra
pero en todas las épocas
por los clavos de Cristo.

viernes, 23 de septiembre de 2016

MAL DE MALES

MAL DE MALES

¿Es que realmente mi mal me invade?
No ha pasado mucho tiempo desde el ultimo furor al calor ahora de mis mejillas
No ha pasado mucho tiempo 
Y ahora mi mal me invade
Cuchillos como fórmulas, fórmulas cono gasas y gasas como zapatillas
Dentro de otro cáliz y otra luz de estrategia para el furcio del descansar
Y su semilla idólatra que no vuelve mampara que sirve, que amé.
El desconcierto me asombra con alas de palima
Soy dúctil como el látigo y los aturdidor en pensamientos del silencio y fanal
Espero un vagón de sombras
Y las tibias caricias
Que no volvieron más 
Con la sonrisa del murmullo del mundo
Y su crepúsculo inanimado
Como un poco de azar
En el espejo de mis días.
Detrás de una plebe sorda
Con miseria de harta espada
Y col para comer.





domingo, 18 de septiembre de 2016

LA GENTE MEZCLADA



LA GENTE MEZCLADA

Esos rebordes mínimos,
esa espada de luz
y los destinos que se cruzan,
aquí está el huracán, solamente
y dos neveras enormes,
la violencia suicida que cubre el arrabal
y el vapor de las sombras que a nuestra mente descuartiza
y lo callado a todo,
cataplasma de sol,
en medio del extraño fuego
feroz
donde las olas osan levantarse,
lo que abortó la profecía,
las cadenas del miedo
entre las prisas para progresar,
lo que los dioses han decidido,
detrás está tras el telón.

domingo, 11 de septiembre de 2016

EL EL JUEGO DE CARTAS GASTADO DE LA VIDA

EN EL JUEGO DE CARTAS GASTADO DE LA VIDA

Entre el absorto mar desatado y lo que sucede
cuando se presenta la luz abierta al cielo
y todo se aclara en el fenómeno
cómo una foto fija en la que nadie gana.
Para ser lo que soy y todo lo que cuesta,
el pan que con desgana se ha podido ganar
y el tiempo que es así cuando ya nada cambia
y lo que se repite y aquello que disgusta
entrando en la parte más oscura del juego,
la rueda que actuaba y entonces se descarga.
Pero no con la mano alzada que castiga,
no con la codicia que se hace condición
en una rabia impura contra todo y demás
para nada encender después del espectáculo
en las llamas silentes en donde todo ha muerto.
El extraño que he sido, original en parte
y después compartir con mis sombras sobrantes
lo que iba desde aquí y lo que no salía
para que todo fluya delante de un espejo
y las notas desfilen cómo sedantes astros,
cien cimas que arrimar
y entre los visos vistos afluye la ternura
de meses y de tierras y fuerzas por pensar
en el juego de cartas gastado de la vida.